Red Universitaria Iberoamericana de Incubación de empresas que fomenta el emprendimiento universitario

Formulario de búsqueda

Noticias

“Aprendí cosas que no se aprenden en libros, hay que verlo y vivirlo”

19 Abril 2017

Español
Jonathan Ramírez, emprendedor mexicano participante en BoosterWE, durante su estancia en la empresa Ortopedia Jens Müller

A mediados de abril, un estudiante de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) llegaba a Ortopedia Jens Müller, una empresa que ofrece servicios de ortopedia, prótesis y órtesis, situada en el corazón de la península ibérica. Esta sería, durante dos meses, su empresa de acogida RedEmprendia BoosterWE. Jonathan Ramírez llegaba a Madrid con su emprendimiento bajo el brazo: “Bloom es nuestro proyecto de protésica y utiliza lo mejor de dos mundos: la precisión y velocidad que nos dan las técnicas digitales, como expertos que somos en ellas, y la resistencia y estética de los materiales tradicionales enfocado en brindar la mejor experiencia al paciente. Ahora en Madrid colaboraremos con expertos en la materia para mejorar nuestros productos y aportar nuestros conocimientos al servicio de la salud”, contaba a través de su página de Facebook, SeudoDesign.

Tras un recibimiento “inmejorable en un taller increíble con muchísimas cosas que hacer y siempre lleno de retos”, Jonathan se puso manos a la obra para conseguir su objetivo: “adaptar mi modelo de negocio y aprender a mejorar mis técnicas de manufactura y gestión”, aseguraba. Esa era su meta en un principio, pero después de estas semanas en las que todavía sigue “en una fase de completa fascinación, todo me resulta nuevo y sorprendente”, sus intereses se han reformulado. “Ahora, adicional a ello, quiero validar varias hipótesis sobre cómo la tecnología puede aportar o no valor agregado al área de la ortopedia”, comentaba. “Ha sido curioso que algunas se han validado, lo cual es satisfactorio. Sin embargo han sido más importantes los casos en que la hipótesis ha quedado completamente invalidada en la práctica”.

Este joven emprendedor no ha perdido ni un solo segundo durante su estancia en RedEmprendia BoosterWE. En su segunda semana, Jonathan expresaba abiertamente su satisfacción en las redes: “Un gran día colaborando con los expertos de Jens Müller, namás chequen la Sra Impresora que acabamos de conseguir, fabricada por nuestros amigos de Moevyus”, escribía en Facebook.

Y es que a través de su página de Facebook ha ido contando todo lo que le ha aportado el programa. “Diseñando, probando e imprimiendo es lo que hemos estado haciendo durante estos días, sacando el máximo provecho de la tecnología para colaborar y buscar mejorar la calidad de vida de muchas personas. Estamos entusiasmados por lo que estamos logrando”, escribía una semana después. A pocas semanas de terminar su aventura emprendedora, Jonathan colgaba un vídeo donde mostraba todo el proceso de elaboración de una pieza ortopédica, desde el boceto en papel hasta su colocación.

Cuando le preguntamos por su rol en la empresa de acogida, Jonathan nos decía que en Ortopedia Janes Müller está “colaborando en la implementación y prueba de tecnologías de manufactura digital, especialmente técnicas relacionadas a la impresión 3D”. Actualmente, se encuentran en fase de desarrollo “pero se han dado muy buenos resultados sobre todo por la buena sinergia que se ha conseguido entre mi expertise en el tema 3D y los años de experiencia” de la empresa de acogida en el ámbito médico.

A pesar de estar integrado en la empresa y metido de lleno en este proyecto, Jonathan no deja de lado Bloom, su emprendimiento. Aprendizaje intenso es la frase adecuada para describir lo que Ortopedia Janes Müller le aporta a este emprendedor mexicano. Gracias a participar en BoosterWE, Jonathan nos cuenta que puede “acceder de primera mano al día a día de una ortopedia con la combinación de trabajo manual, materiales, técnicas y trucos especiales junto con el factor humano desde la experiencia del uso hasta la atención posventa”. Además, la amplia experiencia y alto grado de profesionalidad de su empresa de acogida le han proporcionado una serie de conocimientos que “no se aprenden en libros”. “Hay que verlo y vivirlo”, aseguraba.

COMPARTIR EN