Red Universitaria Iberoamericana de Incubación de empresas que fomenta el emprendimiento universitario

Formulario de búsqueda

Noticias

Emprender también es para científicos

24 Febrero 2017

Español
Los buenos científicos son también emprendedores
Senén Barro, director general de RedEmprendia.- Hoy se inició el “IV Congreso Nacional de Científicos Emprendedores”, organizado por la Asociación Española de Emprendedores Científico-Tecnológicos. Casi trescientas personas interesadas en emprender desde la ciencia, algo impensable hace solo algunos años. Lo mejor de todo es que la inmensa mayoría de los asistentes son jóvenes universitarios a los que el tema del emprendimiento desde la I+D interesa cada día más.
 
Con frecuencia jóvenes como estos me comentan sus miedos y me preguntan cómo vencerlos. Quieren saber qué es importante para ser emprendedor siendo investigador o qué papel ha de adoptar un investigador que quiera ser emprendedor pero no empresario. Voy a tratar de sintetizar mis respuestas en lo que sigue.
 
En primer lugar, hay que tener en cuenta que un científico, si es bueno, es de entrada un emprendedor, aunque no sea en general un empresario y menos aún un buen empresario, como dijo esta mañana en el congreso Alfons Cornella, fundador y presidente de Infonomia. Dicho esto, el principal obstáculo para un emprendedor novel, investigador o no, es vencer sus miedos. El más importante es el miedo al fracaso, algo especialmente limitante en el caso español, por razones de tipo social y educativo, principalmente. Pero también, y esto es más lógico, existe el miedo a no estar capacitado. A no saber. Para superar estos miedos, lo mejor es informarse y formarse bien, tanto por cuenta propia como sumando a nuestro proyecto a personas que aporten lo que nosotros no tenemos. Es una respuesta de Perogrullo, lo sé, pero es la verdad.
 
La situación ideal para emprender desde la investigación es cuando los resultados de I+D están próximos al mercado y se tiene un modelo de negocio potencialmente viable, con un equipo promotor bien conformado y muy comprometido. Debemos tener muy presente que tener una idea, incluso si pensamos que es realmente buena, no es suficiente. Tenemos que tener un buen modelo de negocio y saber comunicarlo. Suelo decir que si tienes un cliente tienes un negocio, pero si solo tienes una idea no tienes nada.
 
Evidentemente no hay dos casos iguales en el emprendimiento y menos aún en el emprendimiento que parte de la investigación, pero creo que en general lo más importante para emprender es tener GETA –tampoco va mal tener de la que se escribe con jota, por cierto-. Me explico. Hay que tener: Ganas, ya que no se puede ser emprendedor a regañadientes. Hacerlo con pasión no garantiza el éxito pero hacerlo sin ella te aboca al fracaso; Experiencia, propia o a través de terceros; Apoyo técnico y experto por parte de verdaderos profesionales, algo que por fortuna cada vez es más fácil de lograr, ya que hay muchos agentes públicos y privados comprometidos con el apoyo al emprendimiento  -las universidades y por supuesto RedEmprendia, están entre ellos-; y Tiempo, ya que no existe el hombre/mujer orquesta y aunque los haya, han de tener tiempo para ensayar. No he hablado de dinero, algo indispensable, por supuesto, pero en general el dinero suele acompañar a los buenos proyectos.
 
Por último, un investigador que busque que sus resultados en I+D se canalicen a la sociedad a través de una nueva empresa, en general ha de hacer NADA. Cuando digo esto, después de observar la lógica perplejidad que provoca mi respuesta, aclaro: su participación es Necesaria en el proceso de transferencia de resultados de I+D; Aconsejable en la orientación científico-tecnológica ad futurum de la empresa; ha de ser Discreta en el modelado del negocio –salvo para los temas propios del conocimiento o tecnología transferidos-; y ha de estar Alejada de la gestión de la empresa, sobre todo a medio y largo plazo.
 
COMPARTIR EN