“Me atrajo la posibilidad de unir experiencia académica con experiencia emprendedora”

“Creo que el conocimiento no debe quedarse solo dentro de la universidad o dentro de la empresa, sino que debe haber un intercambio entre ambas esferas”. Siguiendo esta filosofía, Renata Crisóstomo se presentó al programa RedEmprendia BoosterWE para “ganar experiencia internacional y desarrollar mis habilidades”, y poder así perfeccionar su propio proyecto, Smart Sensory. La empresa portuguesa AMBISIG, con sede en Lisboa, fue la encargada de acoger a esta joven investigadora de la Universidade Federal Minas Gerais (Brasil). “Lo que más me atrajo fue la posibilidad de unir experiencia académica con experiencia emprendedora”, asegura.

 

Inicialmente, Smart Sensory nació como una herramienta para evaluar los olores de locales y espacios usando herramientas de geolocalización, encuestas, elementos multimedia y gamificación. Renata y su socio Sérgio Nakano pensaban usarla para compartir experiencias sobre lugares y aprovechar la información recogida para establecer tendencias o diagnósticos de “salud” -calidad del aire, salubridad, etc.- de cada espacio.

 

Mientras mejoraba sus conocimientos en diseño de interfaces y experiencia del usuario, la joven emprendedora brasileña aprovechó también para validar esta idea creando una extensa base de datos sobre los olores de Lisboa, utilizando la red social Instragram y entrevistas. Además, organizó un itinerario olfativo para recoger olores directamente en las calles y espacios de la ciudad, proyecto que se materializó después en una exposición de diseño interactivo con el apoyo de la Biblioteca Camões.

 

(Renata con el resto de participantes en el SenseFiction@Lisbon - Create you Social Startup)

 

Sin embargo, el proyecto Smart Sensory dio un giro durante la estancia BoosterWE de Renata, gracias a las aportaciones de mentores y otros emprendedores del ecosistema portugués. “Pude participar en eventos y visitar programas dirigidos a startups donde, en conversaciones con estos grupos, pudimos adaptar nuestro proyecto a un nicho de mercado más apropiado: el sector inmobiliario. [...] Ahora estamos en proceso de validar la idea de usar mapas con datos cualitativos para que sean usados en la venta de inmuebles”, explica la emprendedora.

 

Sobre su empresa de acogida, AMBISIG, Renata valora que han sido “muy receptivos” y le han aportado conocimientos en las áreas GIS/GEO y Big Data, “fundamentales para los objetivos de nuestro proyecto”. Tan solo lamenta no haber podido estar más tiempo en la empresa. “Tal vez, si hubiese tenido más tiempo, podría haber entrado en el área de producción de interfaces para nuevos productos, contribuyendo más y afrontando mayores desafíos. No fue que la empresa me impidiese participar en proyectos de innovación, sino una cuestión de adaptar el tiempo de la estancia con las actividades que podía desarrollar”.