"Nunca es una opción descuidar la calidad para buscar un mercado que no es el propio"

Por Natalia Corral.- Primero que todo quiero decir que la estancia está siendo todo lo que esperaba y aún más. Estoy muy contenta con la experiencia en general y sobre todo muy agradecida con RedEmprendia y con todo el equipo humano que me ha ayudado. En cuanto la empresa receptora, en este caso el Centro Cerámico Talavera, estoy muy satisfecha y dentro del taller me siento muy bien recibida. Trabajo a la par de los socios fundadores, dos empleados y otras dos pasantes provenientes de la escuela de cerámica de la localidad. 

 

Es una empresa pequeña lo cual en un principio pensé que era una desventaja porque mi formación profesional está enfocada a procesos industriales de mayor escala, pero en cuanto comencé a trabajar allí y entendí que la calidad de los resultados del trabajo no se ven limitados al espacio en el cual se desarrollan, pude llegar a la conclusión de que una empresa de estas magnitudes es realmente el tipo de empresa del que mayor beneficio puedo sacar. Por un lado, porque pude practicar y desarrollarme en todas las etapas del proceso y porque me puedo ver en un futuro montando un taller con muchas más similitudes al de este tipo. 

 

Mis tareas dentro de la empresa son variadas. Por un lado acompaño todas las etapas de la producción de las piezas cerámicas, lo que se refiere a concebir modelos y moldes, hacer coladas, rematar piezas, esmaltar; que si bien son procesos que ya conocía los pude practicar a escalas mayores y niveles de calidad muy altos, que me sirvió estupendamente de práctica para el momento que lleve a cabo mi propia producción. Por otro lado, aprendí mucho del día a día de la empresa. Como es su relación con los proveedores, los tiempos que se manejan con los pedidos, el uso del espacio en el taller, la adecuación del mismo para que sea un ambiente seguro y multidisciplinario. Como gestionan la difusión de las piezas desde redes sociales y la web, la articulación de la tienda con la entrega de pedidos. Pude dialogar con los artistas que colaboran con el taller y ver otro modo de relación laboral para un taller de estas características.

 

Compartir conocimiento y nuevos contactos

He estado en contacto permanente con la Escuela de artes de Talavera, donde se forman los ceramistas de la zona y donde asistieron los dueños y empleados del Centro Cerámico. He hecho contacto con profesores de la misma y he podido observar sus modos de enseñanza y los trabajos que realizan. Si bien se dedican más al área experimental y artística de la cerámica en la cual yo no me enfoco, pude ver una faceta sumamente interesante y aprender mucho.

 

Además tuve la oportunidad de dar una conferencia en la Escuela y exhibir mi punto de vista como diseñadora industrial para con la cerámica y debatir sobre el futuro de los emprendedores y las herramientas que tenemos a nuestro alcance sostenerse en el tiempo, para promoción y posicionamiento en el mercado. Fue una experiencia muy grata, la gente me recibió con los brazos abiertos y se mostraron muy interesados en lo que tenía para contar.

 

"La experiencia me ha nutrido en lo personal y en lo profesional"

Desde un principio elegí España como primera opción para realizar la práctica y creo que ha sido una decisión estupenda. Es un país donde la cerámica se encuentra en todos lados y pude aprender mucho de su historia. En cuanto a lo cultural no he encontrado barera alguna, siempre me fue muy sencillo entenderme con las personas y me pude adaptar con facilidad al modo de vida local, siento que no es muy distinto al argentino.

 

Creo que esta experiencia me ha ayudado a complementar mi formación principalmente en los conocimientos prácticos referentes a la producción cerámica, focalizados en procedimientos que con base artesanal tienen producción en serie y de muy alta calidad. También me ha posibilitado vivenciar lo que significa el modo de trabajo en taller, su rutina y toda la gestión que hay detrás de un pedido.

 

Además, esta experiencia me ha confirmado un pensamiento que ya tenía dentro mio. Lo determinante que es el enfoque y las metas que uno mismo se plantea para su proyecto para tener un posicionamiento, particularmente los puntos base de la innovación, la búsqueda constante de nuevos mercados y un estándar de calidad. Con esa configuración apuntar a un cliente acorde, que valore el producto que tiene en sus manos y esté gustoso de obtenerlo. Nunca es una opción descuidar la calidad para bajar precios y buscar un sector del mercado que no es el propio. En fin, creo que la experiencia me ha nutrido en muchos ámbitos tanto en lo profesional como lo personal, y ésto es sólo un resumen de todo ello que puedo compartir.

 

- Natalia Corral es una emprendedora argentina, estudiante de Diseño Industrial en la Universidad Nacional de La Plata. Su proyecto RUNA se propone crear un set de vajilla alternativa cuyo diseño fomente una nutrición saludable. Los platos delimitan porciones en volúmenes correspondientes al tipo de alimento a contener, acorde a una dieta equilibrada para un adulto. Además, el diseño de bajorrelieves en la cerámica, además de una función estética, permite reducir las calorías que se ingieren reteniendo el excedente graso de las comidas. Tras su experiencia en BoosterWE, Natalia se propone regresar a Argentina para montar su propio taller con una serie de producción pequeña, como paso previo al lanzamiento de su proyecto RUNA.